未分类

La gran noche de Franco Cervi

El Celta saltó a La Romareda dispuesto a evitar el susto ante el modesto Ebro. Los de Coudet no tardaron ni un minuto en generar la primera ocasión clara de gol. Un inspirado Cervi asistió a Galhardo, pero el brasileño se topó con la providencial mano del meta local, Rubén Cebollada. El extremo argentino dio la primera pincelada de su primera gran noche como celeste. Poco después realizó un buen eslalom antes de ponerle el balón en la cabeza a su compatriota Solari, quien remató desviado.

Tras el inicio en tromba, los celestes recibieron el primer revés en forma de lesión de Galhardo. En su lugar entró Santi Mina, el encargado de abrir la lata del Ebro. El vigués cabeceó a la red un preciso centro de Franco Cervi. El fichaje estrella del pasado verano estrelló acto seguido un zurdazo en el palo. Antes del descanso, Solari puso la sentencia con un gol extraordinario. Controló con la espuela y remató a la media vuelta, directo a la escuadra.

Cervi siguió con su particular festival tras el descanso y firmó un doblete en tres minutos. Primero aprovechó un regalo de Mina para batir a Rubén Cebollada y después dejó boquiabiertos a los presentes en La Romareda con un gol de bandera. Un broche de oro para su primera gran noche como jugador del Celta.

Ese doblete liquidó el encuentro y el quinto tanto no llegó hasta la última jugada, cuando Fontán se incorporó al ataque para marcar a puerta vacía. Una manita que enterró las ilusiones del Ebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *