未分类

Nino quiere cerrar el círculo

Nino quiere cerrar el círculo en el estadio Ciudad de Valencia. El capitán del Elche volverá a enfrentarse el sábado al equipo que le dio la oportunidad de estrenarse en Primera División: el Levante. Fue en la temporada 2006/07, después de que el conjunto granota pagará un millón y medio de euros por su traspaso. Tenía entonces 26 años y, a pesar de su edad, una amplia trayectoria como goleador franjiverde en Segunda División. Casi tres lustros después regresa con más ganas que nunca y con la ilusión de marcar su primer tanto con el Elche en la máxima categoríaDe ser así, superaría a Donato como el goleador más veterano en la elite del fútbol español.

La temporada no está siendo fácil para Nino. A sus 40 años, apenas ha participado en cuatro jornadas de Liga en Primera División, siempre como suplente, ante Real Sociedad, Eibar, Real Betis y Celta de Vigo. Sólo acumula 91 minutos. Sus números son similares a los del otro ex que estará en el campo: Sergio León. El cordobés únicamente ha disputado en tres jornadas (Valencia, Granada y Alavés) y suma 107 minutos. En el caso de Nino, sus estadísticas contrastan con las de la temporada pasada, en la que fue un protagonista más que relevante del ascenso a Primera, con una brillante hoja de servicio: 41 partidos oficiales, ocho goles y cinco asistencias.

Los retos de estrenar su cuenta realizadora en Primera con el Elche y convertirse en el jugador más mayor que marca en Primera División son dos de los récords que todavía están en el punto de mira del delantero de oro de la Segunda División. En la elite jugó con Levante, Tenerife y Osasuna, si bien en el club de Orriols vivió su único borrón como jugador profesional. Pese a ser un fichaje cotizado, obligando al entonces director deportivo Manolo Salvador a pagar 1,5 millones de euros para adelantarse a Real Murcia, Recreativo de Huelva o Real Mallorca, entre otros, no llegó a triunfar en la elite. En 19 partidos oficiales, sólo anotó un gol, ante Osasuna, el 20 de diciembre de 2006.

En el último precedente en el que el Elche se midió al Levante, en el año 2017, Nino marcó el gol que adelantó a su equipo a los dos minutos. Después llegarían los tantos de Víctor Casadesús y Juan Muñoz que le darían la vuelta al marcador (2-1). Esa temporada, el Elche descendió a Segunda División B y el Levante ascendió a Primera División. Ahora los caminos de ambos vuelven a coincidir.

En la previa de aquel partido, Nino recordaba en declaraciones a AS que pasó “un año difícil en el Levante”, en una campaña en la que le costó adaptarse “a un equipo nuevo en el que había muchas nacionalidades”. “De aquella etapa me quedo con los empleados; no fue un gran año a nivel personal. En cuanto a rendimiento, está claro que en el Levante fue de los sitios en los que menos cómodo me he encontrado. Desde el primer día no sentí eso que tiene que notar un jugador para estar a gusto. Fue un año duro y complicado, pero logramos la salvación en Primera División”, reconoció.

Sin embargo, Nino se muestra “muy agradecido” por la puerta que el Levante le abrió en Primera División: “Apostaron por mí, desembolsando un millón y medio de euros. Lo afronté con ilusión por el hecho de jugar en la mejor liga, aunque no resultó como esperaba”. “Debuté contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Los estrenos nunca son fáciles y se viven con nervios. El resultado no fue bueno (4-0), pero al final queda para la historia y le agradeceré siempre al Levante la posibilidad de jugar en Primera y cumplir uno de mis sueños. Quería jugar para sentirme importante y valorado. Sólo estuve un año y cuando llegó el Tenerife de Oltra no lo dudé”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *