未分类

Oblak, siete años de seguridad bajo los palos en el Atlético

Un 22 de julio del año 2014, el Atlético de Madrid presentaba a un desconocido portero esloveno que venía del Benfica. Se trataba del portero más caro de LaLiga hasta la fecha: 16 millones de euros. Parecía una locura, todo el mundo se echó las manos a la cabeza y nadie entendía nada.

Sus primeros meses fueron complicados, una lesión de cadera no le permitieron realizar una buena pretemporada y Miguel Ángel Moyá, que llegó para ser el potero suplente, se hizo con el puesto de titular. Casualidades de la vida, una lesión de Moyá en el partido de vuelta de octavos de la Champions League frente al Bayer Leverkusen, hizo que Oblak se pusiera bajo palos. Desde esa victoria en los penaltis, donde el esloveno fue clave, la portería del Atlético de Madrid no ha tenido otro dueño que el número 13.

Para el equipo de Simeone, las paradas de Oblak son tan importantes como los goles de sus delanteros. Sus manos han dado muchos puntos y muchas eliminatorias al conjunto rojiblanco. Su continuidad ha permitido al equipo crecer desde la portería, porque con un muro prácticamente infranqueable, sabes que, si sobre pasan al defensa, tienes a Oblak y te salva el partido.

Igual hay gente que piensa que 16 millones fueron muchos, pero a día de hoy se puede decir que ha sido uno de los fichajes más importantes en la historia del club por todo lo que ha reportado: 5 Trofeos Zamora, 1 Liga, 1 Europa League, 1 Supercopa de Europa y 1 Supercopa de España. Y decenas de paradas que parecían imposibles, como aquella en tres tiempos al Bayer Leverkusen en el Calderón, el penalti a Müller en Bayern Arena o el recital frente al Liverpool en Anfield.

Son siete años de seguridad rojiblanca bajo palos, son siete años de éxitos y ojalá sean siete más los años que se quede Oblak en el Atlético de Madrid, porque Jan Oblak es sinónimo de grandes momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *